noviembre 23, 2018 3 translation missing: es.blogs.article.read_time

PROPIEDADES DE LA TURQUESA

Una piedra muy famosa y ampliamente conocida, la turquesa es un mineral compuesto de fosfato hidratado, cobre y aluminio. El sistema cristalino de la piedra es del tipo triclínico, puede tener una forma masiva, compacta o criptocristalina. Su densidad es de 2,6 a 2,9 y su dureza es de 5 a 6 en la escala de Mohs.

La turquesa es una piedra semi-opaca con un brillo graso. Su color varía del azul-azul (muy popular) al azul-verde con vetas a veces marrones o negras. El color de la piedra es sensible al calor y a la humedad, lo que puede alterarla profundamente. Incluso es posible que el color azul de la turquesa se empañe y pierda su brillo, los entendidos las llaman piedras extinguidas o muertas.

Los yacimientos de turquesa más notables se encuentran principalmente en zonas desérticas de Irán. Es el país que produce las piedras más bellas y codiciadas de las minas de Nishapur. Estados Unidos, Egipto, México, China, India, Tíbet.... también se encuentran entre los países con las mayores minas de turquesa.

Turquesa

HISTORIA DE LA TURQUESA

La turquesa tiene una historia muy rica. Se cree que el nombre de la piedra se remonta a la Edad Media, la época de las Cruzadas, cuando los europeos descubrieron la piedra. Presente desde la antigüedad entre las civilizaciones más antiguas, se cree que las minas más antiguas datan de más de 6000 a.C. durante los tiempos antiguos de los faraones de Egipto. La piedra que era sagrada se utilizaba a menudo para decorar joyas y adornos que los arqueólogos encontraban en las momias.

En la antigua Persia, la turquesa era una piedra valiosa que a menudo se utilizaba como moneda y se intercambiaba por diversas mercancías. Al otro lado del mundo, más precisamente en las Américas, los amerindios de todas las naciones adoraban la turquesa. Los navajos vieron un trozo de cielo que había caído a la tierra, los aztecas vieron un conjunto de adornos de dioses cuyo poder los humanos no podían soportar. Además, el tesoro funerario del soberano azteca Moctezuma incluía numerosos mosaicos de excepcional belleza realizados con esta piedra, así como magníficos objetos como la serpiente tallada en un bloque de color turquesa.

Hoy en día, la turquesa se utiliza ampliamente en la industria de la joyería, cortada en cabujones, perlas y otras formas de fantasía, se utiliza como un ornamento muy popular para una amplia variedad de joyas.


VIRTUDES DE LA TURQUESA

La litoterapia atribuye importantes virtudes físicas y psicológicas a la turquesa. A nivel físico, la piedra tiene beneficios calmantes para aliviar el dolor, regular y purificar los fluidos corporales (sangre, orina, flujo hormonal...) y relajar los nervios. También sería una buena manera de tratar la gripe y las afecciones pulmonares y respiratorias. También se recomienda para problemas oculares, la turquesa fortalecería la visión y reduciría los efectos de las cataratas.

A nivel psicológico, la turquesa es considerada como una piedra que promueve la armonía de la mente y el cuerpo. Sería capaz de absorber perturbaciones y ondas negativas que pueden perturbar el cuerpo y la mente. La piedra promovería la empatía hacia los demás. Es la piedra de la delicadeza, la suavidad y la amistad. Calmar la ira y los excesos emocionales también promovería los sentidos de escuchar la comunicación. Los litoterapeutas reconocen los beneficios de la turquesa para reducir los cambios repentinos de humor, reduciendo la fatiga y el agotamiento tanto físico como emocional.

En el nivel kármico, la turquesa sería un buen catalizador para el chakra del tercer ojo, por lo tanto sería beneficioso para la meditación y favorable para el desarrollo de las intuiciones. Su acción inhibitoria eliminaría los bloqueos psicológicos y energéticos permitiendo una mejor circulación de las energías en el cuerpo. Los chakras de la garganta, el corazón también se beneficiaría de los beneficios de la turquesa que ayudaría a superar los obstáculos a la buena comunicación y los sentimientos de simpatía hacia los demás.

Para purificar la turquesa, es especialmente importante evitar el uso de agua o cualquier otro producto de limpieza que pueda alterar su delicado color. En su lugar, se recomienda utilizar sal para esta operación. Para recargar la piedra, los rayos lunares serían la forma más efectiva y menos arriesgada. Sucede finalmente que la turquesa pierde su verdadero color y "muere", es decir que te ha comunicado toda su potencia y beneficios, no dudes en este caso en devolverla a la tierra.

turquesa

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

Unakite
Unakite

febrero 01, 2019 2 translation missing: es.blogs.article.read_time 1 Comentario

Ver artículo completo
Turmalina
Turmalina

febrero 01, 2019 3 translation missing: es.blogs.article.read_time

Ver artículo completo
Sodalita
Sodalita

febrero 01, 2019 3 translation missing: es.blogs.article.read_time

Ver artículo completo

REGÍNATE EN EL TEMPLO